miércoles, 12 de septiembre de 2007

Historia amorosa - I

Tener novio siempre fue un tema complicado para mí. Al principio me gustaban pero con el tiempo el enamoramiento inicial se iba transformando y llegaba a ser una especie de aburrimiento, a veces supongo que compartido, no es que yo fuera una campanita todo el tiempo, que creías?.
No es que haya tenido muchos tampoco, a lo sumo seis.
El primero, si es que lo puedo llamar novio, fue a los 13 años. Era un pibe bastante popular, tres años mayor que yo. Las chicas le daban bola y el aprovechaba la situación, era un mujeriego a decir verdad. Yo estaba muy enamorada, bailábamos lentos en los asaltos, nos veíamos en casa de un amigo en común junto con otros chicos y alguna que otra vez me acompañaba a mi casa luego de bailar juntos. Sólo un beso le di, fue un segundo en que nuestros labios se tocaron y nada más. A los pocos días supe que estaba saliendo con una compañera de él y, si bien sufrí mucho, al tiempo ya lo había dado de baja. Algunos años más tarde me sacó a bailar en un boliche y yo aproveché para decirle todo lo que había sentido, que ya no me movía más un pelo porque era un mentiroso. Igual le hice el jueguito un tiempo como para “castigarlo”. Hoy en día vive en el pueblo, está casado y tiene dos hijos. Si nos vemos nos saludamos.
El segundo fue un chico unos 6 años mayor al cual conocí en la pileta del club del pueblo. Yo tenía 14 o 15 años. Nos veíamos ahí o cuando me acompañaba a casa los sábados a las 24.00 al volver del bar. Yo no iba a bailar todavía, apenas si tomábamos una gaseosa con las chicas y al sonar la campana cada una regresaba a su casa. El me dio besos y abrazos un poco más comprometidos, sin embargo el manoseo mucho no me gustaba. Estudiaba en Buenos Aires por lo cual la cosa fue desvaneciéndose al comenzar el año escolar. Años más tarde me llamó una noche para ir a bailar porque tenía unas entradas. Yo estaba en piyama preparándome para ir a la cama y como no me interesaba en absoluto le dije que no. Hoy en día es mi vecino, está casado y tiene dos hijos. Si nos vemos nos saludamos.
Hasta acá, ninguno me había hecho explotar de amor.
En otro post, los que siguieron.

Etiquetas: , ,

5 comentarios:

A las 12 de septiembre de 2007, 10:27 , Blogger El Analista ha dicho...

Uuu, se va poniendo interesante, sale de pochoclo y sillon comodo para la continuacion. ¿Probaste una carta bomba con Sisi?, o con antrax que es menos ruidoso

 
A las 12 de septiembre de 2007, 17:58 , Blogger Marlena ha dicho...

Hola! después de que pasaste a visitarme, me tomé el tiempo para leer tu blog enterito (si, desde el primer post al último), y debo decirte que me encanta tu forma de escribir, de expresarte. Así que estaré pasando por aquí bastante seguido...
Te dejo un beso grande

 
A las 12 de septiembre de 2007, 18:09 , Blogger | Perla | ha dicho...

Analista,
No entendi lo de Sisi, perdon pero hoy la lluvia me tiene un poco atontada... Lo del sillon y pochoclo, bue, no son tantos candidatos pero cada uno tuvo su episodio y prometo contarlos todos.
Marlena,
Me alegro de que te guste mi blog, viste que cuando uno empieza no sabe para que lo hace, ni que contenido va a tener, solo que quiere escribir cosas, y ver que a otros les interesa esta bueno. Me diverti mucho con el tuyo asi que tambien regresare.

 
A las 13 de septiembre de 2007, 12:07 , Blogger Irantzu ha dicho...

En un blog que tuve hace años también hice un recuento de mis noviecillos... He pensado volver a hacerlo (fue bastante terapeutico) pero resulta que en el otro blog me leyó un par de ellos y no quiero que me vuelva a pasar!
Esperaremos la segunda parte...

 
A las 13 de septiembre de 2007, 14:38 , Blogger | Perla | ha dicho...

Irantzu,
Si me llega a leer alguno de ellos ME MUERO de verguenza, espero que no suceda!

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal