jueves, 16 de agosto de 2007

Soy así

Tengo varias costumbres y manías, algunas muy cómicas y otras no tanto, pero las “necesito” tanto o más que el aire que respiro.

Cuando cambian las estaciones del año mi alergia brota como las flores en primavera y provoca que me rasque la garganta y la nariz a la vez, es una picazón insoportable y un espectáculo imperdible. Me he encontrado con gente que también lo hace y la reacción es la misma: “Ay, vos también te rascás la garganta!! Por fin alguien que no me mira como si fuera un mono salvaje!!”. El que no se rasca la garganta no entiende de qué se trata.
En casa prendo las luces necesarias y nada más que esas, si veo alguna que no corresponde corro a apagarla. Lo mismo en casa ajena y en el trabajo, no me va el desperdicio de electricidad.
Toda la comida que sobra en mi casa va a parar al freezer, después veré cómo se puede aprovechar. De última va para las perras, pero no tiramos nada!!
Las toallas DEBEN estar dobladas como corresponde y en el toallero que le corresponde.
Las canillas DEBEN estar bien cerradas, sin la más mínima pérdida de agua.
Al comer hago lo mismo que el personaje de Barbra Streissand en la peli The mirror has two faces, cargo el tenedor lo más equilibradamente posible y después ÑAM!!
En mi casa no existe la ropa tirada en el piso.
En mi escritorio no existen los papeles desordenados.
Me gusta pasar la aspiradora por todos los rincones de la casa de vez en cuando, así me quedo más tranquila.
Cuando alguien tose cerca de mí aguanto la respiración durante algunos segundos (a esta costumbre me la contagió un ex novio, más maniático que yo…).
No soporto el cigarrillo, ni su olor, ni el humo, ni las cenizas, ni las colillas, ni nada que remotamente se le parezca. Nunca probé ni probaré ni nada porque lo odio, y, si bien entiendo a la gente que no puede dejarlo aunque quiera, no comprendo por qué alguna vez se les cruzó por la cabeza que debían probarlo. Lo lamento pero nunca lo entendí, y eso que mis padres y hermanos fuman bastante, a veces hasta tenía que levantarme de la mesa para no respirar el humo. Uf.
Me molestan mucho los pelitos que me crecen alrededor de la frente y se me vienen a la cara porque no hay manera de sujetarlos. Me hacen picar!!
Me gustan los besos con gusto a menta.
Lo primero que hago al mirarme al espejo es apretarme la cara.
Si algún anillo me aprieta un poquito, me lo saco inmediatamente. Aunque sea la alianza matrimonial (durante mi embarazo voló).
No uso aros colgantes porque me hacen doler las orejas.
Es muy raro que camine por el centro de la vereda, en general voy por las orillas.
Odio pisar baldosas flojas, pero siempre se las arreglan para ubicarse debajo de mis pies.
Me molesta el pelo mojado por la lluvia o al salir de la pileta. Es indomable.
Las uñas, cortas por favor.
Los dientes, limpios por favor.
No voy a la peluquería porque no me gusta que me toquen el pelo.
Me pone de malhumor la gente que en vez de llamarme me da golpecitos con el dedo índice en los hombros o la espalda. Noooooo me toques por favor, me enfurece, mejor decí mi nombre que escucho perfectamente.
Me revienta que toda la gente le dé porquerías a mi hija para que coma, por qué?

Más de uno pensará que soy insoportable, pero no es así. Muy poca gente sabe que tengo estas costumbres y manías, vivo mi vida tranquila y silenciosamente exigiéndome respeto hacia los demás, aunque en mi interior hay un rebelde way torbellino.

Etiquetas: , , ,

6 comentarios:

A las 16 de agosto de 2007, 15:48 , Blogger El Analista ha dicho...

Si vos podes convivir con vos misma con comodidad, si el peso de tus "manias" para llamarlas de alguna manera no te son una carga demasiado pesada, no te impiden ser feliz, ta bien, si a los demas no les gusta es problema de ellos.

 
A las 16 de agosto de 2007, 17:26 , Blogger | Perla | ha dicho...

MMMMM!! No creo que me impidan ser feliz aunque a veces me pongo muuuy nerviosa. Y me dan ganas de poner orden enseguida caramba!!
Y por más que luche contra la opinión de los demás, en general, me importa...

 
A las 16 de agosto de 2007, 18:17 , Blogger Irantzu ha dicho...

No creas que eres taaan mañosa...! O sea, si lo pones todo junto en una lista puede parecer mucho, pero te aseguro que casi todos podríamos armar listas así de largas con nuestros "me gusta" y "no me gusta"... :-)
Gracias por tu visita!
Pd.(Yo soy de las que preguntan a los papás "le puedo ofrecer tal cosa?" antes de darle algo a los niños...)

 
A las 17 de agosto de 2007, 7:16 , Blogger | Perla | ha dicho...

Irantzu, me gusto tu blog, volvere!
Ojala todos los padres tuvieran la costumbre que mencionas, es demostracion de respeto hacia el niño.
Saludos

 
A las 18 de agosto de 2007, 0:59 , Blogger Sebastián ha dicho...

Ah, perla, yo comparto varias, salvo la manía por el orden. La ropa y los papeles en mi pieza están desperdigados por ahí.
La del cigarrillo, sabés que la comparto, no me entra en la cabeza, el momento de debilidad mental para caer en algo tan sabidamente malo por el sólo hecho de parecer cool o encajar o cancherear. Se me hace difícil poder considerar como interesante a alguien que ya me ha mostrado semejante elección...

Las uñas cortas, ¿las de los demás o las tuyas?
Las uñas largas en las mujeres son una de mis debilidades más grandes.... ¡Me vuelven loco!

Besos.

 
A las 23 de agosto de 2007, 8:08 , Blogger | Perla | ha dicho...

Sebastian,
JAJAJA, las uñas MIAS!!! Pero tenes toda la razon, son divinas, solo que hay que saber llevarlas y yo no puedo, me molestan y se me parten! Y ya probe, eh?

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal