martes, 14 de agosto de 2007

Espirales negros

Hay días en los que mi ser sucumbe ante alguna imagen televisiva, artículo periodístico, o historia comentada por alguien que se me cruza. Saber que existe el maltrato, el puro placer de hacer sufrir, en todas sus formas, físico o verbal, evidente o no, hacia personas o animales, me carcome viva, me tortura, me hace ver imágenes en mi mente una y otra vez, y de a poco me sumerjo en espirales negros que duran, persisten, duelen en mi intimidad, hasta que deciden que ya es suficiente y se van.
De esto no se entera nadie, a veces si lloro le cuento a mi marido, aunque no sé si realmente entiende este proceso. Creo que piensa “bueno, vio algo feo y se puso mal”, pero no es así, ojalá fuera así de sencillo. Tampoco me dan ganas de ir explicando por la vida lo que me sucede por dentro.
Hay situaciones que sí puedo evitar, por ejemplo cuando miro televisión, pero hay otras en que me toman por sorpresa, con algún comentario, y es ahí cuando comienza todo de nuevo. No lo puedo evitar, me pongo en el lugar del ser agredido, de la niña violada, del animal quemado, del prisionero torturado, del hijo golpeado, del anciano enfermo, del pájaro enjaulado, del bebé asfixiado, del comerciante acribillado y del asesino preso. Sin querer me imagino sus vivencias, sus dolores, sus padecimientos, y secretamente pido que a mi familia nunca le pase algo de eso y agradezco que hasta ahora haya sido así. Aunque esté trabajando, en un consultorio, restaurante, en la calle, con gente o sola, no es preciso derramar lágrimas enseguida, ya vendrán a visitarme más tarde.. Por fuera tengo mi careta bien puesta y por adentro me atraviesa un espiral negro.

Etiquetas:

4 comentarios:

A las 15 de agosto de 2007, 11:15 , Blogger El Analista ha dicho...

No me parece que sea bueno que seas esponja de las cosas que pasan, la naturaleza humana escapa muchas veces a los esquemas que nos hemos formado, dependen sus acciones de la cultura, de su desarrollo personal y quien sabe cuantos factores mas, lo que para unos es una perversion para otros es su normalidad. Si no logras dejar de absorver esas cosas definitivamente te va a hacer mal, no digo que te insensibilices, si no que aceptes que hay otras formas de vida que no necesariamente sean compatibles con nuestros parametros.

 
A las 15 de agosto de 2007, 11:36 , Blogger | Perla | ha dicho...

Si, ya se que hay culturas, costumbres diferentes, aunque me refiero más a la situaciones de incredulidad, sometimiento, sufrimiento, dolor, etc. que padecen inocentes, o seres que no entienden lo que les pasa pero que sufren sin poder defenderse. Cómo se sienten? Yo sin querer termino en su lugar, sintiendo lo que imagino que sienten, y en mi lugar, sintiendo una infinita pena, compasión e impotencia.

 
A las 18 de agosto de 2007, 0:50 , Blogger Sebastián ha dicho...

Si, todo muy lindo que los parámetros son diferentes y bla bla bla, pero da la puta casualidad que mis parámetros no incluyen hacer sufrir, lastimar, traicionr, mentir, estafar... ¡que loco, que casualidad...!
Sorry. A veces me gusta ser intolerante...

Besos.

 
A las 23 de agosto de 2007, 8:23 , Blogger | Perla | ha dicho...

Sebastian,
Yo creo que tengo bastante intolerancia en mi sangre, lo que mas bronca me da es que con eso no resuelvo nada, tan sencillo como eso. Tal vez no deberia dejar que estos sentimientos me paralicen, no se.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal