miércoles, 13 de agosto de 2008

Muchas nueces, poco sueño

Hoy estoy escribiendo desde casa. Me prestaron una laptop y capto la internet inalámbrica de mi vecino, no es genial?
A las 6.30 llevé a mi marido a trabajar, me bañé, las chicas duermen hasta dentro de pocos minutos y yo estoy tomando unos mates acá en el comedor de casa. No tengo muchos momentos libres y tranquilos como este.
Siempre me gustó dormir bien. Si no lo hago, mi humor es de los peores y la liga el que tengo al lado. No lo puedo evitar, y como corresponde, después de enojarme con alguien (incluso conmigo misma) siento culpa.
Siento culpa por no haberme dado cuenta de que mi hija mayor tenía bajo peso. Cuando alguien mencionaba el asunto yo me enojaba y pensaba que iba a ser flaquita como yo. Solamente cuando el pediatra me confirmó que así era me cayó la ficha.
Siento culpa cuando la reto, cuando es sin razón, cuando la que está nerviosa soy yo. A veces pienso en los días en que mi mamá estaba chinchuda, enseguida nos dábamos cuenta y ya sabíamos que al menos en ese momento no había que jorobar. Y a mí no me quedó ningún trauma, es más, daría cualquier cosa por volver a vivir aunque fuera un minuto con mi mamá al lado.
Siento culpa cuando llega el momento y en vez de estar con mi marido prefiero dormir, caer en la cama y cerrar los ojos en paz. Necesito descansar.
Siento culpa cuando llora la bebé por la madrugada habiendo comido minutos antes y yo maldigo el momento. No entiendo por qué llora y me desespero, quisiera poder calmar ese llanto en el momento y no puedo aunque soy la madre. Y es que los bebés son así, pero también las madres somos así. Nos tenemos que preocupar, nos tenemos que cuestionar cada cosa que hacemos por y para ellos, porque en el fondo lo que nos mueve es un amor tan inmenso que no podemos medirlo.
Y encima los sentimientos de las puérperas son más que intensos, los buenos y los malos.
Así estamos, con el corazón a full y el cuerpo que por momentos no da más.
Y en mi cabeza la idea de que este momento es único. Que la vida es una sola y que no voy a poder estar con mis pichonas por toda la eternidad. Sé que en algún momento este vínculo se va a transformar en otra cosa, desconocida, que nadie puede imaginar porque nadie nos ha podido contar el cuento. Qué manera de llorar, por Dios. Qué impotencia que siento.

Etiquetas: , , ,

6 comentarios:

A las 13 de agosto de 2008, 10:45 , Blogger Constanza ha dicho...

flor de bajón post parto nenita, eh? si te digo que es normal, no te soluciona nada, igual te sentís para el orto, pero ... es normal...

la culpa además nos acompaña (al menos en mi experiencia) toda la vida a las mujeres. somos más boludas, carajo!

tratá de disfrutar. me imagino que es lo que querés hacer, pero a veces no sentís que puedas hacerlo, no? agarrate de esos momentos mágicos en que todo va bien, que te sentís plena, que amás tu vida y tratá de recordarlos cuando está todo mal.

y de paso, jugate el 22 a la cabeza.. por ahí eso ayuda.

besotes!

 
A las 13 de agosto de 2008, 12:35 , Blogger perica ha dicho...

yo no se que decirte. que te entiendo. que con una sola a veces pienso que no doy mas. no se como se hace con dos. ni me lo puedo imaginar.
que pase rapido. que ganes guita. jugale a los patitos!

 
A las 13 de agosto de 2008, 13:44 , Blogger | Perla | ha dicho...

Gracias, chicas. Les cuento que con una mano escribo y con la otra sostengo la mamadera de la bebé y la toallita por si vomita...Imaginensé.

 
A las 13 de agosto de 2008, 21:30 , Blogger tia elsa ha dicho...

Ánimo Perlita ya va a pasar, creo que a la mayoría nos pasa lo mismo en el puerperio, por lo menos yo lo viví igual que vos, te leo y me parece que soy yo contando esto mismo, sólo que hace un tiempo atrás. Trata de no darte manija, descansá cuando podés porque el cuerpo lo necesita y das lo que podés, y lo que das es lo mejor de vos.Muchos besitos para vos y tus soles de tía Elsa

 
A las 18 de agosto de 2008, 17:21 , Blogger tia elsa ha dicho...

y como va la cosa? se duerme un poquito más, espero que si, besitos conta como esta la chiquita mas grande y la bebé, besitos tìa Elsa

 
A las 22 de agosto de 2008, 14:53 , Blogger | Perla | ha dicho...

Tia Elsa,
Tal vez uno idealiza un poco esto de la maternidad, aunque el puerperio en el segundo caso me resulto mucho mas llevadero que con la primera. Ya sabia de antemano lo que me esperaba... Es bueno ver que no soy el unico bicho raro con estos sentimientos.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal