lunes, 29 de octubre de 2007

Juanetes


Mi abuela tenía juanetes.
Mi mamá tenía juanetes.
Y yo tengo juanetes. Desde que tuve conciencia de mis pies no recuerdo haberlos visto sin juanetes.
Cuando yo era chica me parecían normales, me llamaba la atención que los demás no los tuvieran. Con el tiempo me dí cuenta de la verdad: los pies torcidos eran los míos.
Mi suegra tiene juanetes. Se operó hace algunos años y la verdad es que todavía tiene.
Mi mamá se hizo una operación un poco más compleja que la típica de juanetes y los pies le quedaron hechos una pinturita, previo postoperatorio de un mes, en silla de ruedas y con todos los chiches.
Tengo una amiga técnica en órtesis y prótesis que ha visto miles de juanetes en su vida, operados y sin operar, y me ha dicho que no quedan bien. También me regaló unos juaneteros que uso de vez en cuando (son unos aparatitos que se abrochan con un velcro al pie y que mantienen el dedo gordo abierto hacia el lado contrario del juanete, el problema es que no se puede caminar con ellos).
Yo quisiera hacerme la misma operación que se hizo mi mamá, aunque ella se la hizo porque no podía caminar de dolor y aún no llegué a ese punto. Por otro lado tengo miedo de que me queden peor. En realidad casi no me duelen los juanetes, me duelen los pies en su totalidad cuando camino mucho o cuando uso tacos. Tampoco me puedo poner cualquier calzado, por ejemplo, las sandalias con tiras finitas no me van, no sólo porque me quedan horribles sino porque las tiras se me clavan en el juanete.
En fin, todo un tema, porque me parece que mi hijita los ha heredado, pobre.

Etiquetas: ,

8 comentarios:

A las 30 de octubre de 2007, 14:25 , Blogger *cyn* ha dicho...

ayyyy yo tambien tengo juanetes en el pie derecho.

y a veces duelen tanto tanto

 
A las 30 de octubre de 2007, 14:37 , Blogger | Perla | ha dicho...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

 
A las 30 de octubre de 2007, 14:38 , Blogger | Perla | ha dicho...

Entonces me entendes!! Que feo cuando una quiere caminar y los pies no responden!! Te dan ganas de cortarlos de un hachazo.

 
A las 31 de octubre de 2007, 8:41 , Blogger El Analista ha dicho...

Gracias a Dios, lo único de lo que he de lamentarme es que me alcanzo la presbicia, fuera de eso impecable

 
A las 31 de octubre de 2007, 17:14 , Blogger | Perla | ha dicho...

Analista, no sabés de la que te salvás por no tener "juanes".

 
A las 8 de noviembre de 2007, 1:07 , Blogger ex.chica.de.mundo ha dicho...

Qué operación que se hizo tu vieja? Me interesa!!! Yo no tengo, pero mi adorable madre sí y el tema de los juanetes la trauma bastante.

 
A las 8 de noviembre de 2007, 7:43 , Blogger | Perla | ha dicho...

Ex.chica.de.mundo, no podria explicarte bien la diferencia, pero mi suegra se hizo la típica operación en la que creo que te liman los sobrehuesos y ahora le miras los pies y sigue teniendo juanetes!! A mi madre la operó un traumatólogo en el Hospital Británico que lamentablemente ya falleció, pero le acomodó todo el pie, de hecho le quedó una cicatriz entre el dedo mayor y el segundo como de 7 cm, y los pies... divinos, como si nada. Supongo que cualquier traumatólogo conocerá la diferencia.

 
A las 8 de enero de 2008, 1:50 , Blogger ex.chica.de.mundo ha dicho...

Gracias por el dato. Por lo que tenía entendido los posoperatorios eran infinitos, pero claro, todo avanza...

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal