martes, 25 de septiembre de 2007

Sin respuesta

Tuve un amigo muy cercano que se quitó la vida hace diez años. Todavía no me quedan muy claras las circunstancias en las cuales lo hizo, simplemente se asomó a la ventana de su departamento y se arrojó al vacío.
Yo lo conocía desde chiquita porque nuestros padres eran socios y además su hermana era mi amiga. Jugábamos juntos siempre, incluso a veces me parecía que también me gustaba. El era muy pero muy inteligente aunque nunca pude evaluar cuánto. Por el otro lado creo que era muy pero muy sensible, tal vez demasiado para enfrentar este mundo.
A medida que fuimos creciendo la relación se fue enfriando porque ya no pasábamos tanto tiempo juntos y teníamos intereses distintos. En una época él hacía de intermediario con un chico que me gustaba y yo con la chica que le gustaba a él, por eso era común que nos quedáramos charlando a la salida del secundario pasándonos data. Yo lo apreciaba mucho. Me entristecía verlo algunas noches medio borracho en el boliche o escuchar comentarios acerca de su adicción a las drogas, cosa que nunca supe si era verdad o no. Comenzó dos o tres carreras pero al final se decidió por Economía, fue una lástima que no llegara a recibirse porque sus notas eran sobresalientes. Tengo la idea de que no necesitaba ni estudiar.
Un día me dijeron que tenía problemas, que había comenzado a ir al psiquiatra y que estaba medicado, que no podía estar solo, que a veces se lastimaba. La gente que llegó a verlo me contó que parecía muerto en vida por efecto de la medicación.
Otro día, al volver del trabajo, tenía como seis mensajes en el contestador. Me decían que se había suicidado. Salí corriendo para su casa como queriendo llegar a tiempo para evitar que ocurriera semejante cosa, qué ridiculez.
Amigo, si pudiera hablarte te preguntaría qué te pasó. Te diría que conociendo a tu familia comprendo tu tristeza. Te diría que podías contar conmigo aunque ya casi ni nos veíamos. Te diría que aprovecharas los dones que Dios te dio. Te preguntaría si es cierto todo lo que me dijeron. Y también querría saber si ahora por fin te sentís en paz.
A veces tengo ganas de pedirle a tu mamá el librito con las poesías que escribías, las que según tengo entendido, eran desgarradoras. Pienso que en ese librito podría leer entrelíneas tus verdaderos sentimientos y así comprender tu angustia, tu desesperación, tus ganas de irte o de volar, qué se yo.

Etiquetas: ,

4 comentarios:

A las 25 de septiembre de 2007, 19:33 , Blogger El Analista ha dicho...

Solo él supo de sus padecimientos, y que fue tan pero tan terrible como para que al muerte sea la mejor opción, en lo personal pienso que mientras este respirando algo podre hacer.

 
A las 26 de septiembre de 2007, 7:19 , Blogger | Perla | ha dicho...

Tal vez no queria morir o volar o trastabillo y perdio el equilibrio, que se yo. No estoy segura de que fuera consciente de su realidad.

 
A las 26 de septiembre de 2007, 15:56 , Blogger perica ha dicho...

que bajon. son esas cosas que te hacen pensar en no dejar cuentas pendientes con nadie.
un besito.

 
A las 26 de septiembre de 2007, 16:14 , Blogger | Perla | ha dicho...

Y si, tal vez deberia haberlo acompañado mas, pobre, aunque no se, estabamos en frecuencias diferentes. No creo haber dejado cuentas pendientes con el por suerte. La vida tenia cuentas pendientes con el, no pudo trascender como persona, porque capacidad intelectual tenia, solo que afectivamente algo no funcionaba.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal