miércoles, 29 de agosto de 2007

Soronguitos

Debo ser la única persona que pisó un sorete dos veces en el mismo momento y lugar. La única que tuvo tan grata experiencia.
Como siempre salí de mi trabajo a las 17, ascensor, calle Paunero, enfilando hacia la placita Las Heras. Ya contaba con cierta antigüedad, con lo cual la gente de la cuadra me tenía vista (supongo).
Apuré el paso porque tenía que llegar a la facu.
Al llegar a la vereda de la veterinaria (cómo no vi semejante elemento) pisé algo blandito y (*) mi pie resbaló hacia delante, con la inercia subió y me fui hacia abajo. Como cuando en los dibujitos alguien se resbala con la cáscara de banana. Afortunadamente logré apoyar las manos y luego los pies, formando una especie de mesita con la panza para arriba.
Haciendo lo posible por esquivar el sorongo que yacía debajo, traté de pararme apoyando un talón, con tanta mala suerte que lo volví a pisar y repetí desde (*). Leerlo lleva un momento, en tiempo real sucedió en una milésima de segundo, mientras yo intentaba pasar lo más desapercibida posible. Miré hacia los cuatro costados cual Terminator buscando a Sarah Connor y no vi a nadie. Qué alivio!
Igual me enojé con el sorongo, me di vuelta y le dije unos cuantos insultos, como si fuera un ser viviente, qué se yo lo que cruzó mi mente luego de semejante papelón. Avergonzada, cachetes colorados, sudor frío por la espalda, seguí mi camino, doblé la esquina y continué como si nunca hubiese pasado nada.
Pero esto sucedió hace más de doce años y todavía no lo olvidé.

Etiquetas:

4 comentarios:

A las 30 de agosto de 2007, 9:25 , Blogger Hurricane ha dicho...

Ay, que situación...
Igual, creo que la sacaste barata porque pudieste seguir tu camino. Tal como describiste las cosas, si te llegabas a caer del todo, había que volver a casa a cambiarse.
Saludos

 
A las 30 de agosto de 2007, 10:18 , Blogger | Perla | ha dicho...

Mas bien LLEGAR a casa, que quedaba como a 11 cuadras del sitio en cuestion. MMMMMMMM, toda cacareada hubiese sido una pesadilla, si si.

 
A las 30 de agosto de 2007, 14:55 , Blogger El Analista ha dicho...

Juas, no se me ocurre de que manera podrias olvidar la experiencia, si hasta daria pesadillas.

 
A las 30 de agosto de 2007, 18:02 , Blogger Irantzu ha dicho...

Pura mala suerte... lo peor es que una cree que esas cosas le pasan solo a una, pero nooo, con el tiempo he visto sendas caídas de muchísimas gente en la calle o en el bus (cuando parte! jaja!)... somos humanos!

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal