lunes, 27 de abril de 2009

Para Navidad nos enteramos. Tenía un tumor en el recto y era maligno. El doctor le pronosticó tres meses más de vida. Pero ella fue a Capital a buscar otra opinión y le dijeron que con quimio y rayos podían achicárselo y operar, para evitar la otra opción.
Volvió y organizó un brindis con su familia por la buena noticia.
Hace aproximadamente dos meses pasé por su kiosco con mi hija y le dio una chupaleta porque le había prometido que si era apta para celíacos se la iba a regalar. Pura sonrisa (y yo sabiendo lo que le esperaba). Como cuando atendía la cabaña en la ruta y nos veía llegar, se deshacía en saludos para la nena.
Anoche se fue después de una agonía de semanas, dejando dos hijos de 20 y 22 años que estuvieron con ella hasta el último segundo y un ex marido.
Hace 5 años fallecía su sobrinito de 10 años también de cáncer.
Ana, descansá en paz.

Etiquetas: ,

2 comentarios:

A las 27 de abril de 2009, 19:43 , Blogger tia elsa ha dicho...

Que triste Perla lo que contás, odio el cáncer, me da miedo mucho miedo, cada vez que Franco se hace los estudios tiemblo, hasta ahora lo va superando, pero uno tiene la espada de Dámocles en la cabeza, besos tía Elsa.

 
A las 28 de abril de 2009, 7:45 , Blogger | Perla | ha dicho...

Elsa,
Es una enfermedad para temerle porque en general se presenta silenciosamente y cuando uno se da cuenta ya es tarde... Mi suegro y mi compañera de trabajo tuvieron, fueron operados y siguen con controles, los que afortunadamente hasta ahora dan bien, como Franco.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal