jueves, 14 de febrero de 2008

Interactuando

Si hay algo que me cuesta mucho es poder comunicarme con la gente. Solo me siento confortable, yo misma, en compañía de muy pocas personas.
Hay muchísimas personas que me irritan, que hablan y hablan y no dicen nada, que lo único que hacen es mirar la vida ajena y comentarla como si ellos mismos no tuvieran ningún defecto. En estos casos, como ya comenté en otros posts, prefiero ponerme la careta de estar escuchando atentamente y dejar que mi mente vuele por mi universo privado.
Hay otras muchísimas personas que hablan alardeando de todo lo que tienen, que la casa, que el auto, que el campo, que la ropa, que el laburo, bla bla bla, y me aburren. Un poco está bien, sobre todo si es uno el que pregunta, pero para mí eso no constituye un tema atractivo de conversación, no me interesa.
Otras personas hablan poco o directamente no lo hacen, y como yo no soy muy parlanchina, si no me ayudás un poco te morís de angustia conmigo, entonces en estos casos la comunicación muere antes de nacer.
Hay personas que hablan en círculos, es decir, vuelven a repetir lo que ya te han dicho anteriormente. Me aburren.
Muchas personas mienten y no logran engañarme, qué les puedo decir más que sí, tenés razón, así es…Los sanateros me espantan.
Y puedo seguir con la lista pero se me hace demasiado larga. La cuestión es que no me siento cómoda conversando o comunicándome con la mayoría de las personas que conozco, lo cual es muy frustrante. Más cuando uno vive en un pueblo en el que las opciones son pocas y conocidas. Aunque durante mis años de Capital Federal no tuve demasiado éxito en este aspecto todavía tenía la esperanza de poder cambiar algo. De hecho conocí gente interesantísima, generosa, inteligente, amiga, con quienes conservo escaso diálogo debido a la distancia pero que me recuerda que existen, que son reales, que de vez en cuando me puede suceder el milagro de la comunicación.
OJO, no descarto que el problema sea mío, sin embargo, a esta altura creo que estoy en condiciones de exigir un poco más. Ya sé con qué tipo de gente me quiero relacionar en serio y con qué tipo pasar el rato. Ya no pierdo más el tiempo tratando de generar algo donde sé de entrada que no va a funcionar. Suena un tanto arrogante, lo sé, aunque para mí solo se trata de aprovechar cada segundo de esta vida haciendo lo que me interesa.

Etiquetas:

5 comentarios:

A las 14 de febrero de 2008, 23:42 , Blogger El Analista ha dicho...

haces uso del privilegio de elegir lo que te hace crecer, eso no esta mal

 
A las 18 de febrero de 2008, 7:48 , Blogger | Perla | ha dicho...

Analista,
Es así, pero también frustrante, al menos en mi caso. A veces la sensación de soledad es muy grande.

 
A las 19 de febrero de 2008, 21:55 , Blogger Irantzu ha dicho...

Me siento TAN identificada con este post!!!
Especialmente en lo de "si no me ayudas, no va a resultar la conversacion" (o algo asi)...
Yo converso feliz y relajada con muy pocas personas... no se de q depende, aunque estoy tratando de descubrirlo...

 
A las 20 de febrero de 2008, 7:22 , Blogger | Perla | ha dicho...

Este comentario ha sido eliminado por el autor.

 
A las 20 de febrero de 2008, 7:29 , Blogger | Perla | ha dicho...

Irantzu, me sorprende un poco tu comentario, por tus posts no me parecia que fueras tan asi, como yo...
Entonces si alguna vez nos encontramos a charlar ... NOS MORIREMOS DE ANGUSTIA?? JAJAJAJAJAJA

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal